El Tour del Monte Blanco

La nieve

La nieve y los terrenos nevados

neve-1_113_l.jpg

Al comienzo de la estación, la cantidad de nieve ene los senderos puede ser considerable. Cuidado con el riesgo de resbalar, si fuera posible rodear los terrenos nevados que presentan una pendiente, aunque solo sea discreta, y llevar un equipo adecuado: ramplones, piqueta, bastones telescópicos, polainas antinieve.

Otro riesgo que deriva de la presencia de nieve es la mayor dificultad para orientarse: con una abundante cantidad de nieve en el suelo, la señalización podría ser invisible y tomar puntos de referencia, sobre todo en caso de mal tiempo, podría ser difícil. Utilizar una brújula y mapa topográfico o, eventualmente, el GPS.

¡Cuidado, seguir el trazado dejado por otros excursionistas puede llevar por el camino equivocado!

Recordar que en presencia de cursos de agua se podrían crear puentes de nieve que podrían ceder bajo el peso de uno o más excursionistas; por lo tanto se aconseja una mayor cautela en el traslado en ríos, torrentes y depresiones del terreno en los cuales se podría depositar el agua fundida de los terrenos nevados. En el caso que el cruce de puentes de nieve sea inevitable, se aconseja el uso de una cuerda para asegurarse.